UN NUEVO MUNDO CON JESUS

lujuria

LA LUJURIA

Escrito por eltigresensual 04-06-2009 en General. Comentarios (9)

Hoy dia hablemos sobre lo que es el deseo de la lujuria,aqui les dejo una pagina para que puedan estudiarla y sacr fuerzas de flaqueza,y entender que el hombre esta capacitado para poder vencer todo tipo de sensacion voluptuosa del cuerpo,solo  hay que tener voluntad de hacerlo,para eso tenemos nuestras compañeras /espòsas no miremos lo prohibido,todo nos es licito mas lo indebido es pecado libremonos de ello,siempre tengamos en nuestra mente que DIOS todo lo ve ,por mas que lo hagamos ocultamente,   

La Lujuria

La lujuria es cualquier deseo malicioso, modales engañosos, y exceso en algunas cosas, que le dominan. Es un

término que encierra toda clase de deseos carnales, sean físicos o intelectuales (I Juan 2:16), acompañado por el

orgullo (un sentido de su propia importancia). La lujuria es un producto de su estado natural pecaminoso (consciente).

Pablo habla de algunas "obras de la carne" las cuales son el resultado de entregarse a la lujuria y al orgullo. Nos dice:

"que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de los cielos" (Gálatas 5:19-21). Sin embargo, la Biblia dice que

a través de la ayuda de Jesús podemos levantarnos sobre nuestra naturaleza humana con nuestros deseos

carnales.Los que dice las Escrituras:

"Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el

Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois

guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley" (Gálatas 5:16-18).

"Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no

proviene del Padre, sino del mundo" (I Juan 2:16).

"No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias" (Romanos

6:12).

"Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales

cosas no hay ley" (Gálatas 5:22-23). Cómo vencer la lujuria

Usted puede encontrar la raíz de todos los problemas de su vida por su estado natural pecaminoso (consciente), que

produce la lujuria carnal e intelectual, y el orgullo. No importa la forma que tome esta conciencia de sí mismo, sepa que

Satanás constantemente apela a esto. Compare entre Adán y Eva con Jesús; los primeros se enfrentaron a las

tentaciones y apelaron a sus propias conciencias y a los deseos de la carne. Cristo le da una nueva naturaleza, y el

bautismo del Espíritu Santo le dará la habilidad para vencer esa conciencia de sí mismo y los pecados de lujuria y

orgullo en su vida.

Entre tanto que viva en la carne va a estar sujeta a los deseos carnales. Su naturaleza humana no se destruye como

resultado de su salvación. Mas bien, su naturaleza humana es redimida y perdonada. Todavía usted necesita tomar

control sobre la lujuria y el orgullo y lo puede obtener orando por el perdón de sus pecados y a través del fruto del Espíritu

Santo "templanza" (dominio propio). Con dominio propio usted puede lograr el control sobre la lujuria, en vez de permitir

que la lujuria le controle a usted (Gálatas 5:22-23; I Corintios 9:25,27).

Usted puede estar atado a la lujuria según como sean dirigidos sus pensamientos y actividades. Eso sucede muchas

veces con la lujuria sexual. Pensar constantemente sobre fornicación y adulterio o crear fantasías sobre esas cosas es

pecado (Mateo 5:28). Para ser libre debe arrepentirse y renunciar a este pecado. Pida perdón a Dios y también al Espíritu

Santo, ya que a través de Él viene la habilidad para vencer la tentación. Dios es fiel y le perdonará su pecado (I Juan

8:9). No existe pecado, por más grande que sea, que no sea borrado. El pecado "rojo como carmesí "lo hará "blanco

como la nieve" (Isaías 1:18).

El espíritu humano se alimenta a través de las cosas que él honra. La Biblia dice que lo que uno siembre eso es lo que

va a cosechar. En vez de sembrar "deseos pecaminosos" siembre al Señor, pues Él puede reemplazar lo malo por lo

bueno.

Diariamente alabe al Señor con diligencia. Cuando usted ministre alabanza a Dios, "sobreponiéndose" no está

ministrando a su propia maledicencia. Dios nos ministra paz (Isaías 26:13). Alabar al Señor es mostrarle a Él honor y

respeto. En la alabanza nosotros ministramos a Dios y Él nos ministra a nosotros (I Samuel 2:20b).

Siga ministrando alabanza a Dios hasta que reciba paz en las tentaciones que está enfrentado. Además, va a

encontrar poder para vencer la lujuria mientras más medita sobre la Palabra de Dios. El Salmo 119:11 dice: "En mi

corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti".

Al leer diariamente las Escrituras y meditar sobre ellas, tenga la seguridad que va a obtener la victoria sobre la lujuria o

cualquier cosa que le tiene separado de Jehová Dios. La Palabra de Dios le guardará del pecado o el pecado le

guardará de la Palabra.

Cuando ore

Alabe y dé gracias a Dios por haber enviado a su hijo Jesucristo para ayudarle a levantarse de sus deseos carnales.

Ore para que la perfección de Jesús sea su perfección y que Su santidad sea su santidad. Reclame victoria sobre la

lujuria en el nombre y a través del poder de Jesucristo.

CBN Latinoamérica

http://www.cbnla.com _PDF_POWERED _PDF_GENERATED 4 June, 2009, 14:02

PARA VENCER LAS TENTACIONES DE LA CARNE.

Escrito por eltigresensual 04-06-2009 en General. Comentarios (20)

Como podemos vencer las tentaciones de la carne,parece algo dificil,pero con CRISTO JESUS en nuestra mente todo es posible,pon en practica eso y saldras siempre victorioso. 

Fecha 2004-10-08 18:54:32 Tema JOVENES

COMO VENCER LA TENTACIÓN

Mencionemos cuales son las tentaciones que mas nos atacan en

nuestra juventud.

¿Que Podemos Hacer Para Vencerlas?

¿Por Que Si Yo Quiero Hacer Lo Bueno, Termino Haciendo Lo Malo?

Como seres humanos es nuestra naturaleza, tenemos debilidades,

fracasamos y caemos. Pero Dios no quiere que permanezcamos asi, el

quiere que nos acerquemos a el, con corazones arrepentidos y pidanos

su ayuda. Salmos 51

Rom. 7:14-23 “ Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy

carnal, vendido al pecado. Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no

hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no

quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no

soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que

en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien

está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino

el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo

hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el

bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre

interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis

miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva

cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.”

Galatas 5:16-25 “ Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los

deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y

el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que

no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no

estáis bajo la ley. Y manifiestas son las obras de la carne, que son:

adulterio, fornicación,inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías,

enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,

envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas;

acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que

los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Mas el

fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que

son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si

vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.”

¿ COMO PUEDO GANAR ESTA LUCHA?

Pagina 1 di 3 di questo articolo in data 04.06.2009 alle ore 14.56 .

Efesios 6:11-18 “ Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis

estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha

contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades,

contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes

espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda

la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo

acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos

con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies

con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de

la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y

tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la

palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el

Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos

los santos;”

Stg. 1:5 “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios,

el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.”

Stg.1:22-25 “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente

oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de

la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que

considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí

mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente

en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor

olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que

hace”

Stg. 2:14-19 “Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que

tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Y si un hermano o una

hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de

cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos,

pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué

aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin

tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. Tú crees que Dios es

uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. “

Stg. 3:13 ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la

buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.

Vivid como siervos de Dios

1 Pedro 2:11 “Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos,

que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,

manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que

en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a

Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras. Por

Pagina 2 di 3 di questo articolo in data 04.06.2009 alle ore 14.56 .

causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey,

como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para

castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. Porque

esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la

ignorancia de los hombres insensatos; como libres, pero no como los

que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como

siervos de Dios.”

¿ DE QUE ME SIRVE VENCER EL MAL?

Stg.1:12 “Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque

cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha

prometido a los que le aman.”

Una esperanza viva

1 Pedro 1:3-9 “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,

que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza

viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una

herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los

cielos para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante

la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser

manifestada en el tiempo postrero. En lo cual vosotros os alegráis,

aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser

afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe,

mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba

con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea

manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien

creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y

glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras

almas.”

Este artículo proviene de IGLESIA MISIONERA:

http://iglesiamisionera.net/portal

La dirección de esta noticia es:

http://iglesiamisionera.net/portal/modules.php?name=News&file=article

&sid=544

Pagina 3 di 3 di questo articolo in data 04.06.2009 alle ore 14.56 .